Instituto para el Desarrollo y la Democracia

image Siguenos:

Fortalecimiento de capacidades para el desarrollo empresarial rural de pequeños productores y productoras en la RAAN, Nicaragua.

Nicaragua es uno de los países más pobres de Latinoamérica. Según el Índice de Desarrollo Humano del PNUD (Informe de Desarrollo Humano 2004), se sitúa en la posición número 118.

El 45.1% de la población nicaragüense tiene ingresos iguales o menores a US$ 1 al día y el 79.9% no alcanza superar los US$ 2 diarios. Según el Informe de Desarrollo Humano del PNUD, 2005, el índice de Desarrollo Humano para la RAAN es 0.4666, lo cual es ínfimamente bajo comparado al resto del país que tiene un Índice de 0.698.

La RAAN tiene un progresivo aumento poblacional y presión sobre sus recursos naturales; está poco articulada con el resto de país y los pequeños productores rurales carecen de apoyo para mejorar la calidad y competitividad de sus productos y participar efectivamente en el mercado. Además, los pequeños productores tienen poca capacidad para influir en la formulación de políticas económicas favorables para su desarrollo. Cuando esta situación es analizada desde la perspectiva de las mujeres se encuentra que las afecta en mayor proporción que a los hombres. En los tres municipios meta (Siuna, Rosita y Bonanza), los productores rurales están considerados en situación de extrema pobreza (ingresos menores de un dólar por día per capita promedio).1 Las mujeres se encuentran en una situación más precaria debido a su exclusión en los espacios de decisión económica y política. Los productores rurales se encuentran dispersos, con limitado nivel de organización y bajos niveles de asociatividad, débil poder de negociación y limitada capacidad de incidencia en políticas publicas. Tienen poco acceso a tecnología, información y asistencia técnica. Servicios claves como el aprovisionamiento de energía eléctrica y el transporte son problemas muy sentidos por la población, lo que se traduce en vulnerabilidad económica, social y ambiental e impide un desarrollo sostenible y armónico de sus medios de vida.

¿Qué pretende alcanzar este proyecto?

Este proyecto quiere Contribuir a reducir la pobreza y mejorar las condiciones y medios de vida de productores(as) de manera sostenible; quiere construir, dentro de un marco de igualdad, un nuevo modelo de negocios económica y ambientalmente sostenible para los pequeños productores de la zona RAAN. El proyecto tiene un énfasis en mujeres jóvenes.

“Este proyecto nos ha ayudado a mejorar nuestra economía porque así con los ingresos y con las ganancias que generamos con nuestra producción pues ayudamos a que tengan un poco más de estudios nuestros hijos y mejoren nuestras condiciones de vida, en cuanto a vestuario, vivienda y alimentación” Maria Deysi Tercero Lope, Coombepis

Cuales son los objetivos?

El proyecto está capitalizando y rehabilitando a los productores afectados por el Huracán Félix. Así mismo, está desarrollando las capacidades organizacionales y técnicas de pequeños productores y productoras de dichos municipios para mejorar su inserción y participación en cadenas de valor, facilitando el acceso a servicios de desarrollo empresarial y a los mercados con productos de calidad.

De productor a empresario rural!

En fin el proyecto está consolidando espacios de concertación entre autoridades gubernamentales locales, regionales y nacionales con la población rural. Ha soportado la organización de productores en comisiones territoriales y nacionales y sigue apoyando su trabajo para fortalecer la cultura de participación ciudadana y el monitoreo social.

¿Quiénes participan?

11 Cooperativas de pequeños/as productores/as de cadenas de Lácteos, Madera y Cacao en la zona del RAAN.

Beneficiarios directos: 850 familias, 340 mujeres y 510 hombres de comunidades indígenas y población mestiza pobre en tres municipios de la RAAN (Siuna, Bonanza y Rosita).

Beneficiarios indirectos: 5100 familias, los cuales se verán favorecidos por el mejoramiento de las condiciones de vida de sus familias, especialmente niños y jóvenes que tendrán más acceso a la educación y mejor calidad de vida.

Las mujeres son el corazón del proyecto, para que sean dueñas de medios de producción, ya que en la cultura presente en la zona se observa una tendencia a excluir a las mujeres de actividades productivas.

“Para mí, el beneficio de este proyecto es que se motivan a las mujeres a trabajar, porque muchas de ellas ya no dependan de sus esposos. La cooperativa ya está trabajando con mujeres y eso es lo que más anhelamos, que las mujeres sepan defenderse de todo obstáculo en sus vidas” Alba Altamirano Blandón, Coombepis

¿Zona de operación?

Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN), Municipios de Siuna, Bonanza y Rosita.

¿Desde cuándo?

Desde Enero 2008 hasta febrero 2013.

¿Cuáles son los logros obtenidos hasta ahora?

Incremento de la productividad; diversificación de la producción; acceso a mercados nuevos y estables; adopción de innovaciones en la práctica productiva; fomento del liderazgo económico de las mujeres; fortalecimiento de las asociaciones de pequeños productores tanto en sus capacidades técnicas como en infraestructura productiva; mmejoramiento de las capacidades de las cooperativas de incidir y construir alianzas en función de los planes de desarrollo y la implementación de políticas públicas en la RAAN.

¿Cómo se lleva a cabo?

Con la a aportación económica, técnica y de insumos de la Unión Europea y de Oxfam GB; con la asistencia técnica de las contrapartes locales como UNAG en Siuna, IPADE en Rosita y la Alcaldía en Bonanza en la fase de implementación; con el esfuerzo de los pequeños/as productores/as para mejorar su productividad y construir negocios rurales de proyección internacional sostenibles de un punto de vista económico y de medio ambiente.

“Hemos tenido ya asistencia técnica, capacitaciones para que uno tenga mejores productos, para desarrollar las habilidades a la hora de producir y para tener un buen mercado y un buen precio a la hora de vender, solo necesitamos tener la infraestructura adapta para poder realizar muebles competitivos y de calidad”, Leonel Pineda Roble, Cooperativa El Nogal

1 Fuente: Informe de Desarrollo Humano 2005 / Nicaragua (IDH) asume su diversidad PNUD Nicaragua